Covadonga

 Covadonga: En los Picos de Europa, en plena montaña y entre bosques, se encuentra el Santuario de Covadonga. Sin duda una de las mayores atracciones de la región, y lugar obligado de peregrinación. En Covadonga se unen la naturaleza, la religión y la historia.

  En Covadonga en el año 722 comenzó la reconquista de una España dominada por los árabes. Allí según las crónicas el mítico Pelayo, el primer rey Astur, derrotó a los árabes creando el germen de lo que 800 años después, tras largas guerras  se constituiría como España.

  La visita a Covadonga debe comenzarse por la Cueva Santa, que se encuentra sobre la laguna que genera la cascada del río Deva, que nace así de entre las rocas.

  Debajo de la mencionada cascada se encuentra la Fuente de los Siete Caños. Según la tradición, aquel que beba de sus siete caños se casará en el año venidero. Y en la laguna muchos visitantes lanzan monedas mientras piden un deseo.

  Desde la base de la cascada se puede llegar a la Cueva Santa subiendo por una escalera de 101 escalones. Muchos peregrinos la suben de rodillas en cumplimiento de sus promesas a la Virgen de Covadonga o Santina, cuya figura mora en el interior de gruta. En la misma cueva se encuentra una capilla neorománica, la tumba de Pelayo y un altar donde se ofician misas.

  Desde la Santa Cueva podrá ver y acercarse hasta la Basílica de Santa María la Real de Covadonga. Emplazada sobre el cerro del Cueto y construida en 1877 en estilo neo-románico, consta de tres ábsides escalonados, cubierta con aristas, crucerías en el crucero y antepresbiterio y cuarto de esfera en los ábsides. Dos amplias torres flanquean la fachada occidental que se abre a un pórtico en triple arco.

  Pero lo más bello de la basílica son las vistas que nos ofrece el cerro del Cueto. Aunque si lo que quiere es gozar con el espectáculo de la naturaleza en su estado más puro, lo mejor que puede hacer es subir a los lagos de Covadonga.

Anuncios